26

La historia del alumno espectral de la UNAM

Comparte la nota en Facebook

La UNAM considerada la casa de estudios más grande y reconocida de México tiene su la oscuros.

Fausto un intendente de la UNAM nos relata esta terrible historia que vivió en los pasillos de la escuela antes de jubilarse.

Todos los días después de las 10 de la noche empezaba nuestra labor de aseo en la escuela, Benito y yo nos tocaba el lado norte de la escuela.

Los pasillos se sentían fríos y con poca luz pero la necesidad de trabajar nos hacía ser más fuertes a los espectros que se encuentran en lugar.

La vacaciones llegaron y con ellas las cosas más terroríficas que e vivido, las cosas eran muy tranquilas todos días de las vacaciones por lo que teníamos tiempo para descansar.

Benito y yo hacíamos la limpieza de los baños cuando de pronto unos pasos se escuchaban en el aula ib30, pensamos que era algún perro hasta que una voz se escuchó y lamento se escuchaba a lo lejos, la luz se empezó a bajar y un frío inexplicable sentíamos.

También te puede interesar, la niña fantasma de la Merced

Benito tuvo el valor para ir por lo que yo me quedé esperando en lo  que regresara, derrepente Benito gritaba Jeovha ayudame Jeovha no podía dejarlo solo por que fui al salón y ahí estaba Benito.

Se encontraba parado como si viera a alguien y cuánto lo trate de voltear tenia los ojos en blanco me tomo del cuello me quería asfixia, su fuerza era paranormal su voz grave y sus ojos blancos me asustaron y corrí.

Corri pero sentía que algo me seguía algo que me quería hacer daño derrepente un silencio inexplicable ocurrió.

La luz se fue, los murmullos y pasos en todos los pasillos se escuchaban necesitaba ayuda estaba aterrado .

Frente a mi apareció un ser espeluznante que me pido le regresara el alma de su hijo que falleció en el lugar.

No me pude mover los pies se me congelaron , derrepente algo me latigeaba la espalda.

Con mucha debilidad llegué a la oficina de un profesor el cual tenía una cruz en su escritorio, cuando la tomé los gritos eran más fuertes y la voz de Benito me pedía ayuda .

Corri al aula donde estaba el y valla sorpresa las cuencas de sus ojos estaban rojas, le puse la cruz en el pecho y comenzó a vomitar Sangre.

Comencé a gritar hasta que llegó Federico uno de los guardias de seguridad , le platicamos lo que pasó y nos contó que es lo que había pasado.

Hace 40 años el maestro Juan Pablo estaba en su salón cuando un alumno tomó un cuchillo y se apuñaló en varias ocasiones hasta perder la vida.

Se dice que fueron muy discretos con el caso y que sólo poco personal supo de la tragedias, pudieron que nadie supiera la verdad.

Se dice que el alma del joven quedó en pena y por eso es que todas las noches se escucha deambulando por el lugar.

Cuando me toca guardia no acudo al salón Ib30 por que podría invocar al espectro que vive ahí.

Esta es una historia basada en echos reales.

Benito se colgó a los pocos días en su casa sus hijos comentan que todas las noches se paraba gritando.

Fausto se jubiló, su esposa murió y uno de sus hijos lo cuida comenta que en ocasiones menciona un nombre de un joven y le dice que lo deje en paz .

Foto tomada de internet créditos a quien corresponda.

Con información de el fotógrafo.

Comparte la nota en Facebook

el fotografo

26 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *